Morihei Ueshiba y Minoru Mochizuki (Aikido Journal)



Morihei Ueshiba y Minoru Mochizuki, Otoño 1950. Recuperado de Aikido Journal.

La carrera en el Budo de Minoru Mochizuki ha sido única en muchos aspectos. Comenzó a entrenar Judo cuando era niño y todavía está activo hoy en día a la edad de 81 (fallecido en 2003 a la edad de 96). Cuando era joven tuvo una estrecha relación con algunas de las figuras más destacadas del Budo de la época como Jigoro Kano, Kyuzo Mifune y Morihei Ueshiba.


Asímismo, él es un hombre de gran inteligencia cuyo pensamiento ha sido muy influenciado por Kano y Ueshiba así como de numerosos escritores y filósofos. Déjeme contarle los aspectos más destacados de la carrera de este hombre excepcional en este cuarto artículo de la historia del Aikido.


Carrera inicial en Judo


Minoru Mochizuki nació en 1907 y empezó su carrera en el Budo a la tierna edad de 5 años cuando comenzó su práctica de Judo. Cuando fue niño su entrenamiento también incluyó Kendo y un Kobudo llamado Gyokushin ryu Jujutsu, su aproximación ecléctica al Budo se hacía evidente. En 1926 a la edad de 19 años, se matriculó en el Kodokan y en el corto periodo de tiempo de dos años fue promovido a Sandan, un logro destacado para la época.


Mochizuki relata una divertida historia de cómo hizo para llamar la atención del famoso Kyuzo Mifune sensei mientras asistía al “Kangeiko” (entrenamiento de invierno). Parece ser que él vivía por entonces en Tsurumi y para llegar al Keiko de madrugada tuvo que salir a las 12 de la noche. Una mañana fuera del Kodokan, al no encontrar el cubo que acostumbraba a usar para limpiarse el sudor después de la vigorosa caminata durante toda la noche a pie, saltó a un pozo para romper el hielo que se había formado en la superficie. Cuando el joven Mochizuki comenzó a salir de este pozo, una mano desconocida empezó a tirarle hacia fuera. No era otro que Mifune sensei que estaba mirando al chico empapado con incredulidad.


¿Qué haces sumergido en agua tan fría?. Tonto, vas arruinar tu salud de esa manera. Mifune le ordenó que se quedara en su casa esa noche. Continuó después quedándose en casa de Mifune como Uchideshi y aprendió de primera mano la importancia de estar al lado de su maestro durante las 24 horas del día.

 

Video Yoseikan Aiki. Retrato de Minoru Mochizuki sobre 1930. Recuperado de Aikido Journal

Seleccionado por Jigoro Kano


A pesar de estar en el mejor momento de su juventud y con un gran espíritu competitivo, Mochizuki también sentía la necesidad de buscar un entrenamiento espiritual. Un “Grupo de Investigación de las Artes Marciales Clásicas” había sido establecido en el Kodokan por Kano y Mochizuki se unió a él.


“Tienes las características de un líder… En el futuro serás un maestro de alto nivel aquí en el Kodokan” fueron las palabras de aliento del famoso Kano. Mochizuki tenía que informar a Kano mensualmente sobre su progresión en el entrenamiento.


Esto le llevó a una serie de reuniones en las que el creador de la orientación filosófica del Judo intentaría estimular la mente del joven Mochizuki quien, en ese momento, sólo pensaba en ganar torneos. Sin embargo, las observaciones de Kano concernientes al verdadero propósito de Judo y los peligros de los deportes contribuirían más tarde y de forma importante en las bases teóricas del propio Yoseikan Budo de Mochizuki. Kano por invitación del Almirante Imasu Takeshita (objeto de un anterior artículo), fue testigo en Octubre de 1930, en Mejiro, de una demostración de una forma de jujutsu de Morihei Ueshiba. Muy impresionado, el líder del Judo, quiso que dos de sus mejores estudiantes de Judo, uno de ellos, Minoru Mochizuki, estudiaran bajo la instrucción de Ueshiba

 

Aprendiendo Daito ryu con Morihei Ueshiba


Mochizuki empezó a aprender Daito ryu Aikijujutsu de Ueshiba unos meses antes de la inauguración del Kobukan Dojo en Ushigome en Shinjuku, en abril de 1931. Con 24 años de edad entonces, Mochizuki hizo rápidos progresos dada su amplia experiencia de base en Budo y su talento innato. Ueshiba pronto le pidió que fuera el supervisor de sus uchideshi y Mochizuki también sirvió como asistente en la enseñanza. Incluso se le sugirió que se casara con la hija de Ueshiba convirtiéndose así en su hijo adoptivo y su sucesor. Mochizuki declinó la propuesta y el destino quiso que cayera enfermo poco después con pleuresía y tuberculosis pulmonar. Fue llevado de vuelta a casa a la ciudad de Shizuoka para que se recuperara. Después de una estancia de tres meses en el hospital, poco a poco comenzó a enseñar en un dojo en el centro de la ciudad construido por su hermano y algunos amigos. La inauguración oficial del dojo se celebró en Noviembre de 1931 y asistieron muchos dignatarios de Tokio incluyendo a Ueshiba, el almirante Takeshita y el general Miura.


Inauguración del 1er dojo Yoseikan. Recuperado del libro Nihon Den Jujutsu (1977)


Aunque Mochizuki pasó sólo unos pocos meses entrenando con Ueshiba en Tokio antes de su enfermedad, él lo invitaba a su casa cuando este último paraba en su camino para ir o venir de Kioto, donde enseñaba seminarios de Budo en la Omoto Kyo promovidos por la Dai Nihon Budo Sen´yokai


Fue durante este periodo que Ueshiba le entregó dos pergaminos de Daito ryu a Mochizuki. Ambos tienen fecha de junio de 1932. El título del primero es “Daito ryu Aikibujutsu” y su contenido es idéntico al de “Daito ryu Aikijujutsu Hiden Mokuroku” dado por Sokaku Takeda en el primer nivel de competencia en Daito ryu. El segundo está titulado “Hiden Ogi”, el makimono otorgado para el siguiente nivel más avanzado de la tradición Daito ryu. Ambos makimono llevan la firma de “Moritaka Ueshiba, estudiante de Sokaku Takeda” y un sello que dice Aikijujutsu. Estos documentos proporcionan una prueba más de la importancia de la tradición del Daito ryu en el desarrollo histórico de la técnica de Aikido.


Poco después, Mochizuki se trasladó a Mongolia donde pasó un total de 8 años antes de regresar a Japón tras terminar la guerra. Tuvo la oportunidad de observar los estilos de vida de la gente agricultora y cazadora de la región. Esta experiencia le dio una mayor comprensión de las raíces históricas del Budo en China. A su regreso a la ciudad de Shizuoka después de la guerra, retomó su contacto con Morihei Ueshiba quien le pidió a Mochizuki ayuda sobre la gestión del Tokio Aikikai Hombu Dojo.



Viaje a Francia


En 1951, Mochizuki viajó a Francia principalmente para enseñar Judo, pero el también encontró tiempo para enseñar Aikido por tanto se le atribuye ser el primero en difundir el arte de Ueshiba en el extranjero.

Pasó un total de dos años y medio en Francia y sus esfuerzos sembraron las semillas para el desarrollo de la población más grande de Aikido fuera de Japón. Se dice que hay aproximadamente ¡50000 practicantes activos en Francia hoy en día!.


Nacimiento del Yoseikan Budo


En los años posteriores a la guerra como su pensamiento maduró, Mochizuki formuló gradualmente un sistema de budo compuesto (sogo) propio que incluía elementos de judo, jujutsu, aikido, karate, Katori Shinto-ryu y otras artes. Este estilo llegó a ser conocido como "Yoseikan Budo." Su pensamiento lleva el sello indeleble de las filosofías de Jigoro Kano y Morihei Ueshiba, sus dos queridos maestros. Kano, el pensador racional y Ueshiba, poseedor de una gran sensibilidad espiritual, a su manera, tanto enseñaron Mochizuki la futilidad de pensar sólo en ganar y cómo el verdadero propósito del budo es el desarrollo del carácter del individuo. 



Mochizuki mantuvo contactos periódicos con el fundador del Aikido, hasta la muerte de este en 1969 a pesar de que sigue siendo organizativamente independiente del Aikikai Hombu Dojo. También continúa viajando regularmente a países como Francia, Australia, Taiwan y Canada. Mientras que en Japón, Mochizuki se mantuvo ocupado dando clases de Yoseikan Budo en su dojo en Shizuoka y escribiendo una gran variedad de libros y artículos relacionados con el Budo.

Mochizuki pasó los últimos años de su vida en el sur de Francia con su hijo Hiroo. La sede central de Yoseikan Budo también se trasladó a Francia en el momento de su reubicación. Su hijo se convirtió en el sucesor oficial de su padre, aunque el enfoque del primero difiere considerablemente e incorpora un sistema de competición. Mochizuki sensei murió pacíficamente a la edad de 96 años en el país que sirvió de escenario para el desarrollo internacional del Aikido.

 

Pranin, S. (1988). Morihei Ueshiba y Minoru MochizukiAikido Journal. Traducción: Ricardo Sanz Orús (2007).



No hay comentarios:

Publicar un comentario